Invertir en tiempos de crisis

Home / Artículos / Invertir en tiempos de crisis

Son muchos los años en esto de la consultoría, y solo puedo decirles que cientos de clientes, proyectos y países distintos, solo tienen algo en común: “la economía, al igual que la moda, es cíclica y está llena de altibajos y burbujas”.

Veo con preocupación que los “empresarios” de ahora, se abruman fácilmente por cualquier contratiempo y a todo llaman “crisis”; la manera de actuar, de pensar, de arriesgarse (eso a lo que llamábamos mística, estilo) a cambiado demasiado,  y quizás por ello, no sea casualidad que en los tiempos actuales estemos teniendo menos rendimiento o peores resultados.

Venezuela actualmente atraviesa su peor momento económico, uno como jamás lo había tenido en su historia, pero esto no solo puede ser visto como un problema, y mucho menos como un problema permanente;  es la naturaleza de los países, de los individuos, de las sociedades, tener situaciones coyunturales de las cuales, los más “aptos” salen favorecidos; si, como se lee, favorecidos.

Invertir en tiempos de crisis no necesariamente es una locura, esa visión (la de considerarlo una locura), solo es la visión de quienes sencillamente no ven más allá y la de quienes posiblemente no estén operativos en un lapso de tiempo no muy lejano.  Les explico el por qué.  La crisis tiene ciertos beneficios para emprender, los cuales pueden ser utilizados a favor de usted o su negocio, eso si, con un norte establecido y sin pecar por exceso de optimismo.

¿Qué nos aporta la “crisis”?:

  • La “crisis”, es un excelente medio generador de nuevas necesidades, que como siempre, buscan a alguien o a algo que pueda cubrirlas, es de allí de donde brotan cientos de oportunidades, que pueden permitirle sacar lo mejor de usted, sus socios y sus empleados;  dándoles el caldo de cultivo perfecto, para desarrollar esas ideas que anteriormente parecían no tener futuro ni sentido, o mejor aun, a esas ideas que aún no terminaban de nacer.
  • En tiempo de “crisis”, los costos de productos y servicios especializados tienden a la baja, pues el mercado trata de ajustarse para mantener a sus clientes actuales y es el mejor momento para comprar, invertir y pagar.
  • Al haber una contracción de mercado y por ende comenzar a vender menos, el tiempo de sus empleados está menos comprometido (ocupado)  y ellos pueden dedicar más de si al desarrollo de nuevas ideas y nuevos proyectos, y lo mejor, sin afectar la operación;  de hecho, en esos momentos, emprender es una excelente opción para aprovechar sus recursos sin incrementar costos, invirtiendo ese tiempo efectivo que probablemente desperdiciaría en caso contrario.

¿A donde quiero llegar con esto?, muy sencillo;  “si está pensando en remodelar o ampliar su establo, el mejor momento, es el tiempo de las vacas flacas”, pues sencillamente, las vacas ocupan menos espacio, y de seguro, mejores tiempos vendrán y necesitará de más espacio para engordar más vacas, por una sencilla razón, para cubrir a un mercado en ascenso y para recuperarse de los tiempos no tan buenos.

La crisis puede ser vista desde dos ángulos, desde la óptica de los que lloran y desde la óptica de los que venden pañuelos;  no se usted, pero yo ya tengo en tránsito un pedido que trae las telas.

Ricardo Arispe
Gerente de Tecnología y Proyectos
Soluciones para T.I.
@rarispe

Related Posts

Leave a Comment