MVC y la Teoría del sandwich…

Home / Artículos / MVC y la Teoría del sandwich…

La arquitectura cliente-servidor es un modelo de aplicación distribuida en el que las tareas se reparten entre los proveedores de recursos o servicios, llamados servidores, y los demandantes, llamados clientes” (http://es.wikipedia.org/wiki/Cliente-servidor)

Modelo Vista Controlador (MVC) es un patrón o modelo de abstracción de desarrollo de software que separa los datos de una aplicación, la interfaz de usuario, y la lógica de negocio en tres componentes distintos” (http://es.wikipedia.org/wiki/Modelo_Vista_Controlador)

La forma de construir aplicaciones hoy en día definitivamente es otra. Otra muy diferente a la que aprendí.

Cuando empecé en esto, se hablaba de hacer aplicaciones en arquitectura “Cliente-Servidor”. A mi parecer, era como hacer sándwiches de pan cuadrado con jamón y queso: Ya era toda una receta, 2 rodajas de pan, jamón y queso. La mayor disyuntiva radicaba en lo que los unía: Ponerle mantequilla, mayonesa o mermelada. Era realmente simple de comprender. La verdadera complejidad estaba en ver como se conectaban cliente y servidor, debido a la gran cantidad de formas y proveedores de datos que existían

Hoy ya no es tan simple, hoy es basado en MVC. Según veo, como los sándwiches gourmet: Ya escoger el pan es una odisea!; blanco, integral, con avena y miel, con orégano y parmesano, etc. Ni hablar del relleno!!; Jamón serrano, roast beef, selva negra. Más así el queso!!! ; cheddar, americano, mozzarella, pecorino, etc. No conforme con eso los vegetales, porque hasta ponerles hongo complica aún más el asunto; champiñón, zetas, porcini, portobello, etc. Para completar, la salsa que lo acompaña; ranch, chipotle, miel-mostaza, etc.!!! Y por si no suficiente; tomate seco, alcaparras bebes o alguna otra cosa extraña que se le ocurra.

Lo que si debemos tener presente es que un buen sándwich no se mide por la exagerada cantidad de ingredientes que lo componen, sino más bien por el buen equilibrio que estos ingredientes dan juntos. También es cierto que es bueno arriesgarse a probar nuevas combinaciones de acuerdo a las exigencias del paladar o simplemente volver a lo básico, simplemente por el hecho de que ciertas combinaciones son elementales y no pasan de moda, sólo toca ponerles ese toque que lo diferencie.

William Arispe
Gerente de Operaciones
Soluciones para T.I.

Related Posts

Leave a Comment