OK, está bien…. maten al mensajero!

Home / Artículos / OK, está bien…. maten al mensajero!

En Gestión de Proyectos, las relaciones de poder entre el Director del Proyecto (DP) y el resto de los Involucrados en el mismo, varía mucho de empresa a empresa e incluso de situación a situación. Lo que no varía es que el 80% del tiempo del DP se emplea en labores de comunicación. En otras palabras, él es el Mensajero Supremo.

En empresas basadas en proyectos, el DP es una deidad. Todo lo puede: aprueba cambios, presupuestos, mueve recursos, salta organigramas de 20 niveles y vive en el Olimpo con las otras deidades.

En empresas organizadas por líneas funcionales la situación tiende a ser todo lo contrario ya que el DP es un peón más del Gerente de Línea y se encuentra tan a su merced que tiene que pedir permiso hasta para ir al baño.

Por supuesto está la zona intermedia en la que el DP puede llegar a tener cierto poder aunque asintóticamente limitado por arriba y por debajo con la cultura organizacional y la jerarquía matricial de la empresa.

Cuando el DP es personal externo a la empresa, la situación es aun más interesante, pues no hay líneas de poder formal hacia ninguno de los ejes. En este caso el DP logra los objetivos del proyecto basándose típicamente en su capacidad técnica y en sus habilidades de negociación, generación de empatía e integración del equipo.

Independiente del tipo de relación de poder/Influencia que tenga, el DP siempre será la persona responsable del proyecto y como tal debe responder ante una Jerarquía Organizacional que lo colocó al frente del mismo. Vale la pena acotar que algo axiomáticamente cierto en la gestión de Proyectos es el hecho de que si el proyecto fue exitoso, el logro es de todo el equipo; pero si el proyecto fue un fracaso, la falla fue del Director de Proyectos.

En esta última situación y por aquello que “la autoridad se delega, mas no la responsabilidad”, el DP no podrá eludir su destino. Aquellos Involucrados a los cuales él reportaba debido a la Jerarquía Organizacional se reunirán en el concilio y después de cortas deliberaciones seguramente dirán: OK… Maten al Mensajero….

Francisco Gómez, PMP
Gerente de Ventas y Proyectos Especiales
Soluciones para T.I.

Related Posts

Leave a Comment